Jueves
19 de Octubre de 2017
Nuestro credo

Taller alma joven, una nueva etapa

Fotos: Archivo
Nuestro Credo

Bajo la premisa de que «nos mueve la realidad», la revista de los universitarios cubanos organizó a fines del pasado año la tercera edición del Taller Alma Joven. Durante las sesiones, en la Casa del Alba Cultural, alumnos, profesionales del sector y distintos especialistas analizamos las dinámicas del periodismo que hacemos y las carencias que aún limitan nuestra labor, dirigida a un público cada vez más culto y exigente.

En la primera comisión Periodismo Universitario y Nuevas Tecnologías prevaleció la idea de que en las aulas cubanas existe un potencial, no siempre aprovechado, para dar a conocer dentro de las casas de altos estudios aquellos acontecimientos de mayor interés y que pueden servir como plataforma facilitadora de un debate efectivo entre alumnos y profesores.

Con particular atención los participantes escucharon novedosas propuestas que hicieron universitarios de Pinar del Río, Matanzas, Villa Clara, Ciego de Ávila, Camaguey, Holguín y Santiago de Cuba.

También se expusieron proyectos de la Universidad de La Habana y de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI). Todos insistieron en que los productos comunicativos, ya fuesen en soporte impreso, radial, televisivo o digital, deben reflejar de manera creativa los criterios de los estudiantes, sus inquietudes, intereses y sueños.

Periodismo y Estética, nombre que recibió la Comisión No 2, desentrañó los vasos comunicantes entre los diversos géneros, especialmente los que confluyen en el periodismo literario. La necesidad de contar la realidad en términos vivos, de narrar los sucesos desde el punto de vista humano centró la discusión; también se abordó cuánto pueden aportar el diseño y la fotografía en aras de una mejor visualidad en nuestra prensa.

Allí se tuvieron en cuenta los planteamientos del escritor colombiano Wiliam Ospina, quien en uno de sus ensayos sobre el tema argumentó: «Los meros diseñadores de anécdotas, los que cubren la noticia en el sentido físico del término, los que apenas repiten los lugares comunes del lenguaje y los hábitos mentales de la cultura, pueden llegar a ser prósperos reporteros o jefes de redacción, pero no son jamás otra cosa. Y en esa medida es bueno señalar que el periodismo, a pesar de sus pretensiones de literalidad y de objetividad, sólo puede ser considerado como una disciplina creadora…»

La tercera comisión dedicada a la Investigación y las Prácticas Comunicativas, se interesó por la manera en que los redactores contrastan las fuentes y sus textos responden a lo que realmente necesitan los lectores. Se insistió en que más allá de profundizar, lo que se debe es investigar bien y que el periodista diseñe estrategias que le permitan, sin camisas de fuerza, escudriñar en las causas y consecuencias de los fenómenos sociales. Necesario resulta, además, que estos trabajos periodísticos alcancen una promoción que supere el espacio que tienen diseñado en el medio que los publica.

Al cierre del Taller, luego de celebrar el acto por el aniversario 90 de Alma Mater, quedó el comprometimiento de todos por ser cada vez más audaces en nuestros escritos, usando las nuevas tecnologías sin renunciar a la belleza del lenguaje ni a las herramientas que ofrece la ciencia. Se abre así una nueva etapa para la revista, inspirada en los principios de sus padres fundadores.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)