Miércoles
27 de Mayo de 2020
Sociedad

Tendencia de cuarentena: Grupos de la Lenin en WhatsApp

En tiempos de aislamiento social, un grupo en WhatsApp, en Facebook o en cualquier otra red social puede ser la vía idónea para combatir la soledad o darnos el ánimo necesario para resistir periodos de enclaustramiento.

Autor: Rodolfo Romero Reyes
Fotos: Elaborada por el autor
Fecha: 6 de Mayo de 2020
En tiempos de aislamiento social, un grupo en WhatsApp, en Facebook o en cualquier otra red social puede ser la vía idónea para combatir la soledad o darnos el ánimo necesario para resistir periodos de enclaustramiento.

Ariana entró en mi chat de Facebook: «Estamos haciendo un grupo con la gente de la Lenin y no podemos dar contigo; ven acá, mijo, ¿tú no tienes WhatsApp?». Y en verdad, no, no tengo. Mi celular, aunque aparenta modernidad, es un cachibache que no soporta la 3G. No obstante, aquella iniciativa llamó mi atención. Poco tiempo después, hablando con mi amigo Ariel, me cuenta que su grupo, el 11, también hizo lo mismo. A mi amiga Dayani, que es de seis graduaciones anteriores, le sucedió igual.

Decidí entonces indagar en aquel grupo que, por razones obvias, me resultaba más cercano, mi grupo 5, de la unidad 5, de la graduación 31: el Alto Rendimiento de Matemáticas.

Lo primero fue actualizarnos. No nos veíamos todos desde la graduación a mediados de 2005. ¿Qué pasó inmediatamente después de dejar atrás aquel uniforme azul? Gracias al impulso diario de Betty ya la excelente memoria de Claudia y Robertico, se publicó en el grupo un listado con nombre, primer apellido y número de la lista de décimo grado —lo dije, tremenda memoria—, fueron rastreados los 35 integrantes de aquella cofradía.

Lizeth se fue antes de la graduación rumbo a España; Lachi y Mariana salieron poco tiempo después, él con el mismo destino que Lizeth y ella hacia Bogotá, donde estudió y se graduó de Medicina. Los otros 32 estudiaron en distintas universidades habaneras. Como se supone 13 fueron a la Cujae, 5 en Tele, 7 en Informática y Baby estudió Arquitectura. De los que fueron a la Universidad de La Habana 8 continuaron fieles al legado de Pitágoras, de ellos 3en Matemática y 5en Cibernética. Cuatro no traicionaron tan fuerte: Betty matriculó Química, Claudia Bioquímica, Lizbeth Biología y Carlos Luis Economía. En cambio Danaisi y Gustavo, Danae, Fanmy y yo, cambiamos los números por Turismo, Derecho, Psicología y Periodismo, respectivamente. Completan lalista Jorge Rebull y Osiel Gama que optaron por el Isdi y la Uci.

El grupo no duerme, literalmente. A veces los debates más intensos se dan en las noches y otras sorprenden en plena madrugada. ¿Acaso trabajan de noche, como David? Influyen los horarios diversos pues, como pasará seguro con muchos egresados, no todos viven en Cuba. En este caso solo 14 pernoctamos en la Isla, 6 en Estados Unidos, 5 en España y 2 en México. También el grupo tiene representación, de tan solo un integrante, en países como Colombia, Chile, Ecuador, Canadá, República Dominicana, Alemania y, se presupone, en Australia.

¿Será que después de 15 años sin vernos no se nos acaban los cuentos? Parece que no. En ya casi un mes nos hemos puesto al tanto de los trabajos actuales.Los programadores han consultado dudas entre ellos, mientras el resto, sabiamente, nos hemos mantenido al margen. Se conversa de la COVID-19 y,con alegría,descubrimos que algunos están trabajando en softwares y bases de datos que, desde distintos países, ayudana enfrentar la enfermedad.

Hay personas como Nathaly, Yule yTania que prefieren leer y solo comentan cuando tienen un poco de tiempo. Otros, como Santiago, Manuel y Reinier, Palo, prefieren recordar sucesos del pre. Tanto debatenos ha hecho pronunciarnos contra el bulling y hacer reflexiones teóricas acerca de cómo se vive el fenómeno en Cuba y en otros países. Ha sido largo el recuento de los mejores sucesos del pre y los reportes más trascendentales.Se han rememorado los nombretes de algunos maestros como: Mufasa, Bazuco, La Fiera, Maritrini, Michini,La Caguama. También se recordaron nombres de algunos que no son exclusivos de nuestro año: Maritza, Marifí, Laferté, Sue, Roberto Paz, Randori, Corona, Carlos, Víctor, Pancho yel profe Taboada, de geografía, quien nos legó entre sus enseñanzas más profundas que «no se puede estar en el ñeñeñé y la ñañañá», y que «el Alma Mater no baja a la calle San Lázaro, hay que subir la escalinata».

Obviamente reaparecieron amores perpetuos del pre —por ejemplo… na, no voy a poner ejemplos para evitar celos actuales o mencionar cosas que, como bien dicen en el grupo, «no se han superado»— y personas muy queridas de otros grupos, cuyas historias, por algún motivo, se enlazaron con las nuestras. Se actualizaron grados científicos, pues hay quien ya ha culminado maestrías, especialidades y doctorados. Algunosavisan dónde sacaron pollo o detergente, ¿verdad, Lisandra? Otros se robanstikers, mientras Carlos Ismael crea sus propios stikers con fotos nuestras. Incluso,algunos inescrupulosos han compartido videos en escasa solidaridad con los que desde La Habana cuidamos celosos los megas.

Y aunque cada vez que alguien sube una foto, hay un corillo que dice:¡qué lindo! o¡qué linda!, lo más bonito del grupo son los nenes. La niña de Leo, la hija de Yele, Nicole, Salomé, Rodrigo y Ana Carla, Palito, Carlitín, Elliot, Alessia Thais y Austin Thiago, y hasta dos que vienen en camino, Robertiquin y la ya controversial Cley.

Cada día se habla o se comparte algo nuevo. Y es que, en tiempos de aislamiento social, un grupo en WhatsApp, en Facebook o en cualquier otra red social puede ser la vía idónea para combatir la soledad o darnos el ánimo necesario para resistir periodos de enclaustramiento.

Los que no pierden la línea como Danaisi; los que engordan parejo como Arley; los que hasta este minuto se mantienen «ausente al pase» pero se les menciona siempre —Octavio, Roger y Yasser—; los de paradero desconocido—Roberto y Fernando—; incluso, hasta los que no han querido unirse al grupo, como El Lachi y El Tini; todos fuimos parte de un grupo, de algún pre, en alguna provincia, que ahora, 15 años después, se reúne por WhatsApp para pasar juntos y en familia esta obligada cuarentena.

 

Deje su comentario

*(Campos requeridos)