Viernes
10 de Julio de 2020
Cultura

Tengo el alma quemada

Autor: José Saramago
Fotos: Ilustración de Hanna Chomenko
Fecha: 15 de Diciembre de 2014
Ilustración de Hanna Chomenko

José Saramago (Portugal, 16 de noviembre del 1922 – España, 18 de junio de 2010). Poeta, novelista, dramaturgo y periodista. En 1998 recibe el Premio Nobel de Literatura y se convierte en el primer portugués en merecer tan acreditado galardón. De su obra destacan: La balsa de piedra (1986), Historia del cerco de Lisboa (1989), El evangelio según Jesucristo (1991), Casi un objeto (1994), Viaje a Portugal (1995) y Ensayo sobre la ceguera (1996).

 

TENGO EL ALMA QUEMADA

Tengo el alma quemada
por saliva de sapo,
fingiendo que descubro
tapo.

La palabra me infecta
bajo la piel de apariencia,
pongo remedio seguro
paciencia.

En esta mal no se vive
pero tampoco se muere,
cuando el ave no vuela
corre.

Quien no llega a las estrellas
las puede ver desde la tierra,
quien no tiene voz para el canto
berrea.

 

AGUA AZUL

Altos secretos dentro del agua se esconden
El reverso de la carne, cuerpo aún.
Como un puño cerrado o un bastón,
Abro el líquido azul, la espuma blanca,
Y por fondos de arena y madreperlas,
Bajo el velo sobre los ojos asombrados.
(En la medida del gesto, la anchura del mar
Y el nácar del suspiro que se enrosca.)
Viene la ola de lejos, y fue un espasmo,
Viene el salto en la piedra, otro grito:
Después el agua azul descubre las millas,
Mientras un largo y largo y blanco pez
Baja al fondo del mar donde nacen las islas.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)