Martes
18 de Junio de 2019
Historia

Tu vida tendrá luz plena de mediodía

Autor: Miriam Ancizar
Fotos: Tomada de 5septiembre.cu
Fecha: 16 de Enero de 2019
Rubén Martínez Villena joven revolucionario, que fue encarcelado por desacato y ofensa,  durante sus días de prisión Villena compone el Mensaje Lírico Civil. Participó en el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, por invitación de Julio Antonio Mella y fue profesor de la Universidad Popular José Martí.  Foto tomada de http://www.5septiembre.cu

A los tres años de edad, Rubén Martínez Villena viajaba junto a su padre en un tren al que subió Máximo Gómez. El Generalísimo, impactado por la mirada de aquel niño, le dijo: «…tu vida tendrá luz plena de mediodía».

Nació Villena el 20 de diciembre de 1899 en Alquízar, muy cerca de La Habana. Desde niño empezó a hacer versos. Ya en 1920 se publican varios de sus poemas de estilo romántico. Nunca llegó a publicar un libro. Sus amigos lo hicieron después de su muerte, en 1937.

En 1922 se graduó de doctor en Civil y Público y empezó a trabajar en el Bufete del sabio y antropólogo cubano Fernando Ortiz, de quien llegó a ser secretario particular.

Esa circunstancia resultó decisiva para el fortalecimiento de sus ideas. Su vocación de justicia se convirtió, en ideario político, estas  convicciones lo hicieron pasar rápidamente de la poesía al combate.

El 18 de marzo de 1923 Villena encabeza la llamada Protesta de los 13, realizada por un grupo de jóvenes durante una ceremonia de la Academia de Ciencias en protesta contra la corrupción del gobierno de Alfredo Zayas.

Es encarcelado por desacato y ofensa,  durante sus días de prisión Villena compone el Mensaje Lírico Civil.

Años después, el 12 de agosto de 1933, el joven revolucionario dirigió, la huelga general que derribó al tirano Gerardo Machado.

Participó en el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, por invitación de Julio Antonio Mella y fue profesor de la Universidad Popular José Martí.

Fue además abogado defensor de Mella cuando resultó encarcelado por Zayas y más tarde por Gerardo Machado.

Tras la muerte de Julio Antonio Mella, en 1929, por acuerdo del Comité Central se convirtió en el principal dirigente del Partido donde, a pesar de estar gravemente enfermo, desarrolló una ardua labor.

En marzo de 1930 dirigió una huelga general que paralizó el país por 24 horas, como regente de la Confederación Nacional de Obreros de Cuba.

Tiempo después realiza un viaje a Rusia en busca de tratamiento médico que lograra aliviar sus dolencias. Ya de regreso se vuelca de lleno a la lucha revolucionaria, organizando y dirigiendo acciones contra la dictadura de turno.

Villena fallece en La Habana, el 16 de enero de 1934.

«Mi vida, una semilla en un surco de mármol» había dicho el Rubén adolescente en uno de sus  poemas románticos.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)