Viernes
14 de Diciembre de 2018
Cultura

Van Gogh: melancolía, soledad y… solo algunas veces amarillo

Autor: Miriam Ancízar Alpízar
Fotos: Tomada de Wikipedia
Fecha: 20 de Diciembre de 2017
Van Gogh: melancolía, soledad y… solo algunas veces amarillo.  Foto tomada de Wikipedia

«Prefiero pintar ojos de seres humanos en vez de catedrales, ya que hay algo en los ojos que no está en las catedrales, no importa lo solemne e imponentes que estas puedan ser. El alma de un hombre, así sea la de un pobre vagabundo, es más interesante para mí».

Su carácter y enfermedades (padecía de epilepsia y esquizofrenia), hicieron del atormentado genio, una persona inestable, taciturna y difícil. Nació en Holanda, el 30 de marzo de 1853.

Vincent se llamó como un hermano muerto hacía un tiempo. Después, exactamente a los cuatro años, nació Theo, su hermano y mejor amigo, su confidente, el que pagara sus cuentas y tratara siempre de ayudarlo a sobrellevar la vida.

Estudió hasta los 16 años y luego fue aprendiz en una galería de arte parisina que abandonó impulsado por su inclinación religiosa. Intentó entrar en un seminario de protestantes, pero no lo aceptaron por su carácter inestable. En 1873 pasó a la sucursal de la galería Goupil en Londres, donde tuvo el primero de sus fracasos sentimentales; en 1875 se trasladó a la filial parisina y en 1876 regresó a Holanda.

Fue después profesor, ayudante de un pastor metodista y empleado de una librería; ninguno de estos empleos le duró mucho. Por aquel entonces sentía sobre todo la necesidad espiritual de entregarse a su vocación, siempre había querido ser pastor, como su padre, y ese deseo lo guió a Ámsterdam para seguir estudios de teología, que suspendió.

Asistió a la Escuela de Evangelización Práctica de Bruselas, y en 1878 fue enviado a una zona de minas. Realizó una serie de dibujos de los mineros. La organización evangelizadora lo expulsó por su extrema implicación: impresionado por sus penurias, Van Gogh dio a los mineros lo poco que tenía y vivió más pobremente que ellos. Comenzó su deambular por Francia y Bélgica.

Ya entonces en Bruselas su hermano lo impulsó a pintar. Sin embargo, un fracaso amoroso, el segundo, lo llevaría a la depresión.

Vincent trashumó, pintó, conoció a Gauguin y Lautrec. Intentó un taller, una Casa Amarilla, como la llamara y entusiasmó a los amigos del gremio a convivir. Solo aceptó Gauguin, pero el mal carácter de ambos hizo que terminara en una disputa, en la que se dice, nadie sabe, que Vincent se rebanó el lóbulo de la oreja derecha, otros comentan que fue Gauguin.

Vincent volvió al sanatorio, él mismo lo pidió. Allí pintaba y Gadhet, su médico, afirmó que el enfermo estaba recuperado. Con el tiempo Van Gogh volvió a sentir la misma soledad… en un campo de trigo se disparó una bala en el pecho. Tenía 36 años. En toda su vida solo había vendido un cuadro.

Un  comentario… una pintura de Van Gogh fue vendida por Shoteby´s en 82 millones de dólares...

Deje su comentario

*(Campos requeridos)