Jueves
09 de Abril de 2020
Deporte

Víctor Mesa o las cosas que no se olvidan

Autor: Arnaldo Mirabal Hernández
Fotos: Archivo
Fecha: 8 de Junio de 2015
Víctor Mesa

La relación entre Víctor Mesa y Matanzas no comenzó, como muchos piensan, al tomar las riendas del equipo de los Cocodrilos hace ya varios años. Cuando se destacaba como pelotero activo, en más de una entrevista aseguró que donde más disfrutaba jugar era, precisamente, en el estadio Victoria de Girón. Justo allí realizó varias de sus atrapadas inigualables del lado de allá de la cerca.

Aunque, sin dudas, su llegada a la provincia yumurina como timonel de los Cocodrilos le insufló nueva energía a esa relación. Muchos vaticinaron que su luna de miel con los matanceros duraría poco, pero el tiempo ha pasado y en la ciudad de los puentes se sigue apostando por el Show Mesa.

Y es que hay que profundizar un poco para entender por qué, pese a las críticas que llueven sobre el polémico mánager, el sentimiento de los parciales de los Cocodrilos sigue inamovible.

Como bien se sabe, el tiempo sepulta las glorias pasadas. Solo los más veteranos recuerdan las hazañas de Henequerenos. Pocos recuerdan aquellos temibles equipos yumurinos de principios de los 90.

Pero pasó el tiempo y cuando aquel team tomó el nombre de Matanzas, tal parece que le cayó encima una maldición que silenciaría para siempre al Victoria de Girón.

Durante años, más de dos décadas, de pelota no se habló en Matanzas tras el pobre desempeño de aquel equipo que solo conseguía burlas fuera del territorio yumurino, y no era para menos.

Los matanceros enfrentaron estoicamente el mismo chiste de siempre: «¿Ustedes tienen equipo de pelota?». Entonces tras ripostar con nombres del pasado, desde Martín Dihigo, hasta Isasi, la estirpe de los Sánchez, Manrique, Julio Germán, Junco, solo lograban risitas burlonas.

La cosa cambió. Desde hace algunos años acá en Matanzas no se habla de otra cosa que de pelota, y lo más asombroso: cuando se recorre Cuba nadie queda indiferente al despegue de los Cocodrilos de Víctor Mesa.

En cualquier calle cubana la gente hablará de Matanzas, de Víctor y de lo aguerrido que es ese team. Incluso llegarán a proferir extrañas e inverosímiles historias, más bien salidas de un thriller norteamericano acusando al director de todos los males posibles.

Ya sea en ómnibus local, o en un parque, las personas lo mismo elogiarán al aguerrido plantel, que criticarán las locuras de Víctor, pero nadie quedará indiferente.

Víctor Mesa
...cuando se recorre Cuba nadie queda indiferente al despegue
de los Cocodrilos de Víctor Mesa.

Quizás ahora se entienda mejor por qué los matanceros aún defienden a la Explosión Naranja. ¿Nadie se ha preguntado si existe otro Víctor posible y no ese que nos reflejan los medios? Me refiero a otro sosegado, sonriente, campechano, afectuoso. Sin dudas cada persona es un mundo, y Víctor, un universo de complejidades.

Son ciertas sus extravagancias, exabruptos y rabietas, si bien pocos consiguen ver sus méritos y el logro indiscutible de convertir un equipo sotanero en otro competitivo.

Hace poco me llegó esta opinión de un señor: A veces creo que quienes solo ven las manchas de Víctor, y las pregonan a los cuatro vientos, son los mismos que omitieron las hazañas de otros deportistas yumurinos de probada calidad antaño, quienes apenas integraron el equipo grande, y prácticamente no existían para los comentaristas deportivos.

Los aires cambiaron con la llegada del número 32. Víctor Mesa empeñó su palabra y cumplió lo prometido: se repletó el Victoria de Girón después de años sumido en el silencio, llegaron las cámaras de la televisión para que las hazañas de nuestros peloteros nunca más quedaran en el anonimato, y saltaron a los primeros lugares de la pelota cubana.

Solo esa razón resultaría suficiente para granjearse el respeto de los aficionados cubanos y de la prensa. Sin embargo, siempre llegan más noticias de sus desatinos que de sus proezas; y muy poco de su valía personal.

Es cierto que el sagüero posee una compleja personalidad. Mas, nunca nos llegan trabajos relacionados con su calidad humana y sí mucho de sus defectos.

Hace unos días, Eduardo Paret reconocía en una entrevista cómo el 32 le salvó del ostracismo que sufría, por haber saludado en un tope en el exterior a un compañero de equipo que había abandonado el país.

Mucho se dice de la ofuscación del director de los Cocodrilos cuando un pelotero hace algo mal en el terreno, y casi nada sobre cuánto ha hecho para hacerles más llevadera la existencia a esos deportistas. Creo que pocos mánager se preocupan de tal manera por las condiciones de vida de sus jugadores.

Cuando pienso en Víctor siempre me viene a la mente un Victoria de Girón rozagante, colorido, una ciudad de fiesta, mujeres apoyando a su equipo.

A mí me sorprendió en plena calle la remontada histórica de Matanzas contra Sancti Spíritus en la 52 Serie Nacional.

Era muy niño cuando las glorias de Henequeneros, pero lo visto esa noche de sábado resulta inolvidable. Eso había que vivirlo: calderos retumbando en manos de mujeres, tambores repiqueteando, congas espontáneas recorriendo el centro de la ciudad, ¡mi pueblo feliz!, gracias a Víctor Mesa.

Desde ese entonces y para siempre su vida quedó ligada eternamente a los matanceros, y esas son cosas que se agradecen y nunca se olvidan.

 

Comentarios

enrique (no verificado)
Imagen de enrique
12 Junio 2015 - 1:48pm
Kamaz, la cara más visible de Víctor es la que los muchos que no lo soportan en los medios se han ocupado en resaltar y promover. ¿Cómo usted le pediría a un niño que vea a Víctor Mesa echarle tierra a un árbitro manotearle a un jugador? de la misma forma en que ni se preocupa por el manager que le grita m... a esos mismos árbitros y a toda voz, frente a las mismas cámaras de la TV sin que nadie se sonroje siquiera ni publique nada al respecto (Vargas, en el Victoria y también en Santiago en su primer año como director. Y le digo más, el Granma publicó un artículo al respecto justificando tal actitud a través de "análisis psicológicos" O el jugador que le dice a la prensa frente a todos: Yo vine aquí obligado por disciplina, pero no pienso contestar ninguna pregunta (El "gran" Pestano) o el que le dice a árbitros y directivos dice frente a las cámaras: Todos ustedes son una partía de descaraos (el tan defendido Urquiola, en el Latino y no precisamente aquel día fatídico del jonrón de Yuliesky) O el que es expulsado al comenzar el juego junto con otro por mantener un día después una bronca absurda (Machado y Vargas). Le pongo estos ejemplos porque le aseguro que si fuese Víctor Mesa, la prensa estaría rebosada de comentarios pidiendo su cabeza. Mire, sé que Víctor Mesa tiene sus características y miles de defectos. Pero el primer problema que tiene es que cae mal, y le cae mal a la prensa deportiva, ¿por qué? Porque en primer lugar, no contesta lo que quieren que conteste. Antes de pensar en rebatir lo que digo y ponerme ejemplos de su mal proceder, le pido que reflexione en esto: No se ha puesto a pensar como la prensa dimensiona todo lo que hace Víctor Mesa? Ejemplos? Todo el mundo critica a Víctor Mesa los cambios de refuerzos, el público lo acusa de tramposo. Suárez Valmaña y otros cros. de su programa de béisbol fueron los primeros: el primer año de los refuerzos dijeron que Víctor Mesa tenía 10 donde solo cabían 5, cuando Reinier les dijo, oigan ¿no será que "han pasado 10 refuerzos por el equipo"? lo hicieron callar. Pero eso era lo que pasaba y era perfectamente legal, reglamentado. Pero para el público, trampa de Víctor Mesa. Otra, todo el mundo pedía a gritos la salida de Pestano del Cuba, yo personalmente leí decenas de comentarios en Cubadebate de foristas, pero cuando el que se atrevió a hacerlo realidad fue Víctor Mesa pues el diablo. Y le recuerdo, en todos los papelazos que hicimos luego del gran primer clásico que tuvimos, estuvo Pestano, incluido el Panamericano y el Mundial de 2011, con Urquiola manager, ¿RECUERDA? revise los números del máscara naranja en esos torneos, incluida su famosa efectividad en cogidos. Usted mismo dice que Víctor Mesa no gana nada y que no cuenten los centroamericanos y se olvida que después del 1er. clásico para acá, hemos hasta ganado juegos de 1 x 0 a CURAZAO!! Y HEMOS perdido torneos mucho menos duros que ese. Pero además compadre, sea justo, el equipo Cuba no es que haya ganado los centroamericanos, es que los ganó como se ganaban antes, sin susto, imponiéndose con respeto. Eso NO LO HACÍA NINGUN EQUIPO CUBA HACE RATO MI HERMANO. Urquiola ganó la serie del caribe y todos sabemos que al final lo que hizo fue lo mismo que Villa Clara el año anterior (1 victoria y 3 derrotas), solo que esta vez Puerto Rico perdió con Dominicana y pasamos, mientras que aquella vez Puerto Rico ganó a Dominicana y no pasamos, en ambos casos dependíamos de ellos. Si Víctor Mesa es el manager de ese equipo todo el mundo reconocería que el que ganó fue CEPEDA!! Y LO GRITARÍAN A LOS 4 VIENTOS.
Kamaz (no verificado)
Imagen de Kamaz
9 Junio 2015 - 3:02pm
Bueno, lo más visible de Víctor Mesa han sido sus groserías sus exabruptos, sus griterías a los peloteros todo delante de las cámaras de televisión, eso es ante miles de personas y entonces uno se pregunta, ¿Quien echa por tierra su pasado? serán los que lo critican o él mismo con sus actos, nadie en su sano juicio en Cuba o en el extranjero dudaría en reconocer su estirpe como pelotero, su juego alegre, explosivo, sus atrapadas geniales en lo profundo del centro del terreno, sus robos del home, pero como manager no ha sido igual, en primer lugar en Cuba la pelota es para ganarla los segundos y terceros lugares ya no muestran ni la consolación, ya todo el mundo sabe que el segundo lugar no se gana solo se pierde el primero, y Matanzas no es la Isla, para quien ese lugar 2 si debe ser festejado, un municipio batido contra provincias y derrotándolas, a Matanzas incluida, pero ni para Matanzas, Pinar, Industriales, Villa Clara, o Santiago de Cuba el segundo puesto es la gloria, pero además el día que las selecciones se adapten a ser segundas estará más afectado el béisbol, pero volviendo al tema, Víctor Mesa no gana con Villa Clara, no ha ganado en 4 años con Matanzas, no ha ganado un torneo de envergadura media superior con el Cuba (no me hablen de los centroamericanos por favor) y siempre hay una justificación, puede ser como quiera pero hay que saber proyectarse ante el público, ¿Que yo le podría decir a un niño que vea a Víctor Mesa echarle tierra a un árbitro, gritarle y manotearle en la cara a un jugador etc?, cada director tiene que ser un pedagogo y no creo que Víctor Mesa lo sea, y si alguien lo ve como tal, por favor no quiero aprender nada de él.

Deje su comentario

*(Campos requeridos)