Domingo
07 de Marzo de 2021

Ser mujer joven en Cuba. ¿Qué opina la FMC?

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser una mujer joven en Cuba? 
La revista Alma Mater preguntó a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y respondió Osmayda Hernández Beleño, integrante de su secretariado nacional.

VENTAJAS

Para analizar las ventajas de ser una mujer joven en Cuba hoy, se hace imprescindible, referirnos a algunos derechos y oportunidades que disfrutamos las cubanas, y que, por repetidos, en ocasiones no son valorados, ya sea por desconocimiento o simplemente, porque no nos hemos detenido a evaluar en su justa medida, lo que significa para el pleno ejercicio de la igualdad, disfrutar esos derechos.

Y en esa lucha por lograr el pleno ejercicio de la igualdad en nuestro país, ha jugado un papel determinante la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), primera organización de masas, creada después del triunfo revolucionario. En estos 60 años de constituida, ha sido promotora de iniciativas, propuestas y materialización de leyes en beneficio de las mujeres y ha contribuido, aun cuando no existía el concepto de género como categoría, a avanzar en la emancipación de las mujeres.

Por más de seis décadas prevalece la voluntad política del Gobierno revolucionario que ha promulgado numerosas leyes y disposiciones jurídicas que aseguran los derechos humanos de toda la ciudadanía y en particular de la mujer. Los derechos a la vida, a proteger su sexualidad  y reproducción, a  la planificación familiar, a la salud, la educación y a la seguridad y asistencia social, a la vivienda, al empleo, a la superación técnica y cultural, a la capacitación laboral y de aprendizaje. Del mismo modo el acceso, según sus méritos y capacidades, a todos los cargos y empleos del Estado, de la producción y los servicios, el derecho al desarrollo, al voto, a elegir y ser elegida, entre otros.

Las ventajas de ser una mujer joven en Cuba, es ser beneficiaria de todos esos derechos, y a su vez, tener la oportunidad de ser protagonista, con su participación en la vida económica, política, social y cultural del país, tener autonomía, que significa tomar decisiones sobre su propia vida, capacidad para satisfacer sus necesidades e intereses, y ser principal promotora de su desarrollo y enriquecimiento personal. Significa la afirmación de cada persona en su vida, en su cuerpo y en su subjetividad y la capacidad para defenderse y dejar de estar sujeta a dominio.

DIFICULTADES

Aun cuando en nuestro país existe un proyecto social que da voz a las mujeres en igualdad de oportunidades que a los hombres, se reconoce que las normas culturales, las costumbres familiares, las inequidades en la distribución de responsabilidades en la ejecución de tareas en el hogar y la familia, generan desequilibrios en las relaciones entre mujeres y hombres. Ello se expresa en disparidades o asimetrías de poder, en mecanismos de control sobre la capacidad de acción de las mujeres para el pleno ejercicio y la participación ciudadana en la vida cotidiana. Persisten mitos que circulan en el imaginario de las comunidades y en los modelos de socialización de género, de los que emergen las conductas violentas.

Existe la voluntad política de incrementar y perfeccionar todas las acciones para eliminar las conductas discriminatorias y la violencia de género, reflejada en el documento de la Primera Conferencia Nacional del PCC, particularmente en sus objetivos 55 y 57. Ello tiene su expresión jurídica más significativa en el texto constitucional, aprobado, en el que se coloca la dignidad humana como valor base de los derechos, a la vez que establece la igualdad como presupuesto para el respeto pleno de las personas, cual piedra angular para su realización. Esta igualdad, para hacerse presente, debe ser formal, real y efectiva, y se traduce en la proscripción de cualquier conducta que implique discriminación o actividad lesiva a la dignidad humana, además del respeto a las diferencias, la visualización de los derechos y sus garantías, y la institucionalidad y jurisdiccionalidad que posibilitan su defensa.

Por primera vez, se incluye las garantías para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en franca consonancia con los de libre desarrollo de la personalidad, de igualdad e integridad y a formar una familia, reconocidos todos en la propia Constitución. Estas garantías encuentran apoyatura en otras de rango constitucional, como son la tutela judicial efectiva y el debido proceso, en tanto principales mecanismos jurisdiccionales de protección.

Ilustración tomada de radiocaribe.icrt.cu/

¿Cuál es la postura de la FMC con respecto a preocupaciones que manifiestan las mujeres jóvenes entrevistada por Alma Mater en cuanto al feminicidio, el acoso callejero y la ausencia de una ley integral para la violencia de género en Cuba?

En todos estos años, la FMC ha desarrollado acciones diversas para visibilizar, prevenir y atender la violencia de género y trabajar sobre las causas que la originan. En este trabajo ha contado con el acompañamiento de ministerios, organismos, organizaciones, instituciones y agencias de cooperación, que han favorecido el desarrollo de iniciativas en las comunidades, Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, que han favorecido visibilizar la violencia en todas sus manifestaciones.

Las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia (COMF), cuentan con colaboradores, que, de forma voluntaria, contribuyen con la orientación, preparación y ayuda desde las diferentes especialidades a las personas que a ellas acuden, y en desarrollo de acciones en las comunidades.

Forman parte también de los esfuerzos de la Organización y sus acciones concretas, la Editorial de la Mujer, a través de las publicaciones de las revistas Muchachas y Mujeres, el Centro de Estudios y las Cátedras de Género de las Universidades, promocionan y compulsan la labor relacionada con la eliminación de toda forma de discriminación y violencia de género.

El Centro de Estudios de la Mujer despliega una amplia labor científica-investigativa, contribuyendo fehacientemente al reconocimiento del papel y lugar de la Mujer en la Familia y la Sociedad, constituyendo un centro de referencia de gran valor para estos estudios. En este sentido destacamos la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Género (ENIG-16), realizada a finales el año 2016, y la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, con una muestra representativa de todas las provincias del país.

En esta encuesta nacional, el 26, 7% de los encuestados (5139) eran jóvenes entre 15 y 29 años de edad. El 95.5% de las (os) jóvenes, no declaró haberse sentido discriminado. Con relación a las concepciones, mitos y estereotipos sobre la Violencia, el 81,6% de los hombres y el 84.5% de las mujeres manifestó estar en desacuerdo con soportar la violencia. Con relación al mito de que las mujeres son culpables, de ser maltratadas el 74,2% de las mujeres y el 67.7% de los hombres encuestados están en desacuerdo.

En este sentido, se pudo corroborar que la inmensa mayoría de nuestros jóvenes, no justifica la violencia contra una mujer ni contra el hombre por ningún motivo y tampoco se culpabiliza a las mujeres por los hechos de violencia como el maltrato o la violación y se rechaza la idea de que la mujer debe soportarla.

En Cuba, no existe una Ley de Violencia contra la Mujer, pero ello no quiere decir de ningún modo que no exista una protección jurídico-penal dirigida a prevenir y sancionar con toda severidad los hechos de violencia que se susciten contra las mujeres. La FMC, como Mecanismo Nacional para el Adelanto de la Mujer, cuenta con iniciativa legislativa y ha propuesto inclusiones y modificaciones a la legislación.  Varios son los artículos del Código Penal que contemplan diversas formas de violencia y sancionan severamente a los autores de dichos actos delictivos, a propuesta de la Organización.

En momentos en que nuestro país, trabaja para dar cumplimiento al programa legislativo aprobado, se desarrolla un proceso que permite, armonizar los nuevos artículos de la Constitución a la legislación, por ejemplo, en la Política del Código Penal y el Código de Familia, en el que la Organización ha brindado sus contribuciones como representante de la sociedad civil cubana. Para el proceso de consulta popular previsto para la aprobación del Código de la Familia, la Organización femenina, se prepara para desarrollar una intensa labor de sensibilización para que las mujeres y las familias, conozca los artículos, los derechos y deberes, y a su vez contribuir en elevar la cultura jurídica de la población.

Trabajamos en la elaboración de una Estrategia Integral para la Atención a la Violencia de Género, para presentar al Grupo Nacional de Prevención, Asistencia y Trabajo Social, que coordina el Ministerio de Trabajo. Para lograr ese empeño, fue constituido un grupo multidisciplinario integrado por especialistas del sector jurídico, la salud y las Ciencias Sociales, en el que se ha trabajado intensamente, durante la última etapa en la revisión de los protocolos de actuación, procedimientos y planes de acción que tienen diseñado instituciones, organismos y ministerios, para que sean perfeccionados, y que atender, con inmediatez, respeto y sin prejuicios, a las víctimas de violencia. De igual forma, en estos meses de pandemia, se elaboró una Guía de Intervención Integral a la violencia de género e Intrafamiliar en condiciones de aislamiento social o cuarentena.

Durante la etapa, el MINSAP amplió los servicios de la Línea 103, para el apoyo psicológico de toda la población.En este sentido, la FMC de conjunto con el MINSAP, tomó como referencia la experiencia de un equipo de trabajo de la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia Cienfuegos, en cuanto a la preparación de los especialistas que operan la línea, aportándoles un conjunto de herramientas teóricas, metodológicas y prácticas para la primera atención a demandas por diferentes formas de violencia

Este documento servirá de orientación y ayuda, no solo para los operadores de la línea 103, sino para la Atención policial a través de la línea telefónica de la Policía Nacional Revolucionaria, la Atención jurídica a través de la línea telefónica de la Fiscalía General Revolucionaria y Atención telefónica en las Casas de Orientación a la Mujer y a la Familia.

Contiene el marco jurídico para la prevención y atención de la violencia basada en género, un grupo de definiciones claves para el trabajo, la ruta crítica, la recopilación de datos y un mapa de servicios, que recoge los números telefónicos de la FGR, la FMC, la PNR de todos los municipios del país.

Consideramos que es importante, perfeccionar las vías, procedimientos, mecanismos, protocolos de actuación en las instituciones implicadas y todo lo necesario para atender, con inmediatez, con respeto y sin prejuicios a las víctimas de violencia; y aplicar las leyes vigentes a quienes cometen estos actos con todo rigor.Todo lo que se haga por generar transformaciones en la subjetividad de cubanas y cubanos es clave. Productos comunicativos creativos, adecuadamente enfocados desde la perspectiva de género, cursos de capacitación, debates comunitarios y cara a cara, el uso de redes sociales, entre otras acciones.

Es esencial, continuar profundizando en la capacitación en género y violencia a tomadores de decisiones y juristas por la importancia de su papel en este tema. En este sentido, ha sido positivo la preparación de los claustros docentes, en este y otros temas, los que se han insertado en el debate con los estudiantes y las familias.